martes, 10 de julio de 2012

Y la Muerte no tendrá Dominio.


Y la muerte no tendrá dominio.
Muerto es desnudo, todos serán uno 
con el hombre en el viento y la luna occidental; 
cuando sus huesos estén limpios 
y limpios sus huesos se hayan ido, 
tendrán estrellas en los codos y pies; 
aunque vayan locos serán cuerdos, 
aunque se hundan en el mar se elevarán, 
aunque se pierdan los amantes el amor no, 
y la muerte no tendrá dominio. 

Y la muerte no tendrá dominio. 
Bajo las vanas corrientes del océano 
ellos yacen a lo largo sin morir en vano, 
torciéndose cuando los nervios acechan, 
atados a una rueda, ellos no se quebrarán; 
la fe en sus manos nunca se romperá, 
y el unicornio correrá entre los males; 
separando todo jamás se desarmarán; 
y la muerte no tendrá dominio. 

Y la muerte no tendrá dominio. 
Las gaviotas ya nunca clamarán en sus oídos, 
ni las olas romperán sonoras sobre la costa; 
cuando brote un capullo la flor no alzará 
la cabeza a los golpes de la tormenta; 
aunque sean dementes y muertos como clavos, 
líderes de los martillados entre margaritas; 
descansando al sol hasta que el sol descanse, 
y la muerte no tendrá dominio. 

 Dylan Thomas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada