sábado, 31 de julio de 2010

Frases de Friedrich Nietzsche



“Bendito sea el que olvida, porque a él pertenece el paraíso.”

“Bienaventurados sean los olvidadizos ya que vuelven a tropezar con la misma piedra.“

“Cuando se tienen muchas cosas que meter en él, el día tiene cien bolsillos.”

“Cuántos hombres se precipitan hacia la luz, no para ver mejor sino para brillar.”

“Hablando francamente, es preciso que nos encolericemos alguna vez para que las cosas marchen bien.”

“De nadie estamos más lejos que de nosotros mismos.”

“En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.”

“El casarse es terminar una serie de pequeñas tonterías con una gran estupidez.”

“El cristianismo dio de beber veneno a Eros: éste, ciertamente, no murió, pero degeneró convirtiéndose en un vicio.”

“El gran estilo nace cuando lo bello obtiene la victoria sobre lo enorme.”

“El Hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.”

“El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa.”

“El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo.”

“El remordimiento es como la mordedura de un perro en una piedra: una tontería.”

“El sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse.”

“Es inhumano bendecir cuando nos han maldecido.”

“Es necesario llevar en sí mismo un caos, para poner en el mundo una estrella danzante.”

“Es preferible morir a odiar y temer: es preferible morir dos veces a hacerse odiar y temer.”

“Fe significa no querer saber la verdad.”

“Haber hecho algo “inmortal” puede llevar a la perdición“

“Hay espíritus que enturbian sus aguas para hacerlas parecer profundas.”

“La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento.”

“La crueldad es uno de los placeres más antiguos de la humanidad.”

“La decisión cristiana de considerar que el mundo es feo y malo ha hecho al mundo feo y malo.”

“La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido.”

“La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con que jugaba cuando era niño.”

“La mujer comprende al niño mejor que el hombre, pero el hombre es más niño que la mujer.”

“La única diferencia entre Dios y yo es que yo existo.”

“La ventaja de tener mala memoria es que se goza muchas veces de las mismas cosas.”

“La vida es un instinto de desarrollo, de supervivencia, de acumulación de fuerzas, de poder.”

“Lo absurdo de una cosa no prueba nada contra su existencia, es más bien condición de ella.”

“Las personas que brindan su plena confianza creen por ello tener derecho a la nuestra. Es un error de razonamiento: los dones no dan derecho.”

“Lo que me entristece no es que me hayas mentido, sino que ya nunca más podré confiar en ti.”

“Lo que se hace por amor siempre acontece más allá del bien y del mal.”

“Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.”

“No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.”

“No es la fuerza de los nobles pensamientos sino su duración lo que hace superiores a los hombres.”

“No querer mortificar, no querer herir a nadie, puede ser lo mismo una muestra de justicia como de timidez.”

“No puedo creer en un Dios que quiera ser alabado todo el tiempo.”

“Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida.”

“Para muchos, lo abstracto es fuente de fastidio; para mi, en los buenos días, una intoxicación y una fiesta.”

“¡Preferible vivir en medio del hielo que entre virtudes modernas y otros vientos del sur!”.

“Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.”

“Quien siembra en el espíritu planta un árbol a larga fecha.”

“Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de enfrentar todos los comos.”

“Quien ve mal siempre ve demasiado poco; pero quien oye mal siempre oye demasiado.”

“Si solo se dieran limosnas por piedad, todos los mendigos hubieran muerto de hambre.”

“Sin música la vida sería un error.”

“Todo hábito hace nuestra mano más ingeniosa y nuestro genio más torpe.”

“Todo idealismo frente a la necesidad es un engaño.”

“Un filósofo casado es un personaje de comedia”

“Yo no soy un hombre, soy un campo de batalla.”


video

5. El monte Covesnoon



Las montañas del sur siempre han estado dotadas de una leyenda que les configuran un aurea especial. Es un sitio marcado como maldito por unos y nombrado como mágico por otros. Entre todas ellas había un pequeño monte que era el preferido por todos para atribuirle toda clase de supersticiones. Recibió su nombre de la vieja leyenda que aun se traslada de generación en generación. Ella cuenta que en los principios del tiempo existió una roca que sentía envidia de la tierra, pues la consideraba más extensa que ella, y por consiguiente, más acompañada. Ella se sentía siempre muy sola y tal era su soledad que siempre desesperaba por una compañía afín, pero sus esfuerzos eran vanos ya que nadie escuchaba sus plegarias. Un buen día llegaron a aquel páramo agreste unos seres que se trasladaban sobre dos largos palos. En un momento sintió como dos de ellos se enfrentaban en lo que parecía una pelea dialéctica y uno de ellos, presa del enfado, dio con una maza que llevaba en la mano contra la roca rompiéndola en mil pedazos. Así fue como a partir de aquel momento la roca ya no estaba sola, pues pasó a compartir su soledad con una multitud de gravilla que había surgido de su propio ente. Los dioses, viendo el regocijo que sentía la ahora deshecha roca, decidieron que esa no era la forma que le pertenecía y sin piedad hacia ellas formaron a partir de su descomposición un monte que diera sombra a aquellas infértiles tierras. De igual manera que lo formaron, decidieron bautizarlo, nombrándolo Covesnoon, pues era un nombre aun no otorgado.

Toni hace ya tres años que tiene su permiso de conducir. Desde el mismo momento que se lo dieron, conduce el coche de su padre. Eso le ha permitido follar infinidad de veces, pues las chavalillas de su edad encuentran muy interesante a un chico con coche. También hay que añadir el hecho que Toni es muy guapo, tiene un cuerpo muy bonito fruto de intensas sesiones de gimnasio y la fama de su buena polla le precede. Él no lleva la cuenta, pero perfectamente pueden haber sido unas trescientas bollicaos las que se ha follado. A Toni lo que más le gusta es el polvo ruso, ya que le permite follar sin condón, y para él follar sin goma es lo máximo. Su último polvo fue con Jennifer, y la verdad es que no estuvo mal. La pava no sabía moverse y nada más meterle el cipote ya estaba con los grititos, pero tenía un coño estrechito y eso se agradece. Ahora mismo está con el trompeta, con Álvaro y con Tomás preparando lo que va a ser el robo a un banco. Llevan tiempo sin encontrar trabajo y están siempre a dos velas.

-Se habla mucho de lo importante que es la familia. En este país tenemos un concepto de familia que va más allá del puramente conceptivo. Hay una concepción, un criamiento que incluye una educación, y cuando se supone que debes emanciparte y elegir tu pareja para seguir con tu ciclo reproductivo, lejos de eso, sigue habiendo un seguimiento que llega hasta la edad adulta de los progenitores en los que muchas veces los hijos se hacen cargo de ellos en una clara voluntad de devolverle el pago por haberlos criado a ellos antes. En otras culturas, cuando el hombre muere, la mujer se ve en la pura calle, los hijos se despreocupan de ella. En otras culturas, son los asilos los que se encargan de acogerte cuando llegas a un estado en el que no puedes defenderte por ti mismo. Otras culturas potencian la eugenesia sin trasfondo mediático. No estoy diciendo que esté a favor de unas u otras culturas. Simplemente estoy exponiendo algo.

-¿Está usted diciendo acaso que apoya la eugenesia?

-Creo que esa frase no ha salido de mi boca. He dicho que en algunas culturas se practica una eugenesia encubierta. Ni estoy a favor ni en contra. Por supuesto me manifiesto contrario a toda forma de crueldad con los seres vivos, pero la eugenesia en si es un término que se tiende a exagerar. A mí, por ejemplo, si ahora mismo supiera que voy a tener un accidente que me va a llevar a estar diez años en estado vegetal hasta mi muerte, pediría mi muerte antes.

-Pero eso se denomina eutanasia.

-Al pedirlo yo, si. Pero es que no lo pediría porque estaría en estado vegetal, entonces quien quisiera mi muerte, estaría por definición entrando dentro de lo que se denomina la eugenesia. En ese estado me refiero a que no lo veo mal. Una persona en estado vegetal no es productiva, sino que está consumiendo unos recursos que les puede hacer falta a otras personas. Por no hablar de sus órganos, que pueden salvar las vidas de muchos seres humanos.

-Y cómo podemos estar seguros de que la medicina no se equivoca.

-Mire, ahí entra en juego una doble moral. No hacer caso a un análisis clínico cuando al paciente se le ha hecho todas las pruebas posibles y solo queda confiar en el recurso de los milagros, que quiere que le diga, hoy en día es un recurso que no tiene cabida científica. Definir a un ser vegetativo como ser vivo es como querer atribuirle a una planta las cualidades de un ser vivo. Por mucho que una planta viva, nunca le va a decir buenos días. Lo único que nos espera es dejarnos de oscuras supersticiones religiosas y sacar el máximo provecho de algo que permanecerá inanimado hasta el día que se muera.

-Me está usted demostrando que es partidario del asesinato.

-Mire usted, se trata de optimizar recursos, simple y llanamente. Coger algo que en realidad es inservible y hacerlo útil. No es asesinato puesto que esa persona ya llego así. Simplemente es acortar su periodo vegetal, un periodo que tenga usted por seguro no va a disfrutar. Cosa distinta es que yo fuera por la calle asesinando a seres sin criterio. Entonces si soy un asesino. Pero con esta postura solo estoy manifestando un devenir científico.

Juan tuvo bastante con lo que había escuchado en la charla. Juan tenía bastante con todo lo que le rodeaba ya que Juan estaba hasta las pelotas de todo. Estaba en paro y hacía tiempo que no estaba con mujer alguna, cosas que lo estaban sumiendo en una depresión profunda. Aquella tarde había ido a la conferencia aquella porque creía que iban a tratar el tema de la depresión, pero vio que estaba equivocado. Se estaba nombrando mucho la muerte y la verdad es que no estaba para muchas muertes. Se paro frente al coche que lo tenía estacionado un par de calles más atrás de la sala de conferencias, abrió la puerta y se subió. Se ceñió el cinturón de seguridad, comprobó que tenía bien reglados los espejos de seguridad e introdujo la llave en el contacto con la intención de arrancar el coche. Se quedó un momento mirando el coche que tenía enfrente y desvió la mirada hacia unas fotos que tenía en el salpicadero, en un portafotos pequeño recuerdo de unas vacaciones en Mallorca con el holograma del nombre de la ciudad en un azul desgastado y tres círculos rellenados con las fotos de su mujer y sus hijos, todos fuera de su hogar, o mejor dicho, él fuera del hogar, ya que tras el divorcio ella se quedó la custodia de los hijos y el piso donde habían vivido tantas broncas. Pensó que ya iba siendo hora de quitar aquel horror, que solo le traía malos recuerdos, tanto por las fotos como por las vacaciones. Arrancó el coche, puso el intermitente izquierdo, piso el embrague, puso la primera, echó con cuidado el coche un poco hacia adelante, volvió a embragar y puso la marcha atrás. Giró completamente el volante y siguió hasta que ya chocó con el coche de atrás. Embragó de nuevo, puso primera, giró nuevamente el volante, puso el intermitente de nuevo y ya salió por si solo el coche del aparcamiento. Puso rumbo a la carretera que sube a la pequeña cima que corona el monte Covesnoon.

Una vez que llegó a la cima, paró el coche y se quedó sentado un momento. Puso la radio pero no alcanzaba a sintonizar ninguna cadena. Se bajó del coche, cerró con la llave la puerta, se la introdujo en el pantalón y decidió dar un paseo. No tenía muchas ganas de pensar pero era incapaz de dejar de hacerlo. Por su mente solo pasaba el nombre de su mujer: Elvira. Echó mano al bolsillo en busca de un cigarrillo cuando cayó en la cuenta de que se fumó el último antes de entrar en la sala aquella. Se maldijo durante un momento y pensó que para que retrasarlo más, que el de ahora era un momento tan bueno como otro cualquiera. Se dispuso a subir un escarpado montículo hasta situarse en el pico del monte, aspiró fuerte la brisa de la tarde y sin pensárselo dos veces saltó al vacio.

viernes, 30 de julio de 2010

La envidia



Una de las peculiaridades de la actuación envidiosa es que necesariamente se disfraza o se oculta, y no sólo ante terceros, sino también ante sí mismo. La forma de ocultación más usual es la negación: se niega ante los demás y ante uno mismo sentir envidia.

La envidia revela una deficiencia de la persona, del ser envidioso, que no está dispuesto a admitir. Si el envidioso estuviera dispuesto a saber de sí, a reconocerse, asumiría ante los demás y ante sí mismo sus carencias.

La dependencia unidireccional del envidioso respecto del envidiado persiste aún cuando el envidiado haya dejado de existir. Y esta circunstancia –la inexistencia empírica del sujeto envidiado y la persistencia, no obstante, de la envidia respecto de él-descubre el verdadero objeto de la envidia, que no es el bien que posee el envidiado, sino el sujeto que lo posee.

El envidioso acude para el ataque a aspectos difícilmente comprobables de la privacidad del envidiado, que contribuirían, de aceptarse, a decrecer la positividad de la imagen que los demás tienen de él (el envidioso tiende a hacerse pasar por el mejor «informado», advirtiendo a veces que «aún sabe más»). Pero adonde realmente dirige el envidioso sus intentos de demolición es a la imagen que los demás, menos informados que él, o más ingenuos, se han construido sobre bases equivocadas.

¿Cómo conseguirlo? Mediante la difamación. En efecto, la fama es el resultado de la imagen. La fama por antonomasia es «buena fama», «buen nombre», «crédito». La difamación es el proceso mediante el cual se logra desacreditar gravemente la buena fama de una persona.

Ahora vemos dónde está realmente el verdadero objeto de la envidia. No en el bien que el otro posee, sino en el (modo de) ser del envidiado, que le capacita para el logro de ese bien.

El envidioso es un hombre carente de (algún o algunos) atributos y, por lo tanto, sin los signos diferenciales del envidiado. Sabemos de qué carece el envidioso a partir de aquello que envidia en el otro. Pero, además, en este discurso destaca la tácita e implícita aseveración de que el atributo que el envidiado posee lo debiera poseer él, y, es más, puede declarar que incluso lo posee, pero que, injustificadamente «no se le reconoce». Ésta es la razón por la que el discurso envidioso es permanentemente crítico o incluso hipercrítico sobre el envidiado, y remite siempre a sí mismo. Aquel a quien podríamos denominar «el perfecto envidioso» construye un discurso razonado, bien estructurado, pleno de observaciones negativas que hay que reconocer muchas veces como exactas.

No sólo el sujeto envidioso es inicialmente deficiente en aquello que el envidiado posee, sino que el enquistamiento de la envidia, es decir, la dependencia del envidioso respecto del envidiado perpetúa y agrava esa deficiencia. Decía Vives: «Con razón han afirmado algunos que la envidia es una cosa muy justa porque lleva consigo el suplicio que merece el envidioso».

Una de las invalideces del envidioso es su singular inhibición para la espontaneidad creadora. Ya es de por sí bastante inhibidor crear en y por la competitividad, por la emulación. La verdadera creación, que es siempre, y, por definición, original, surge de uno mismo, cualesquiera sean las fuentes de las que cada cual se nutra. No en función de algo o de alguien que no sea uno mismo. Pues, en el caso de que no sea así, se hace para y por el otro, no por sí. Todo sujeto, en tanto construcción singular e irrepetible, es original, siempre y cuando no se empeñe en ser como otro: una forma de plagio de identidad que conduce a la simulación y al bloqueo de la originalidad.

El tratamiento eficaz de la envidia cree verlo el que la padece en la destrucción del envidiado (si pudiera llegaría incluso a la destrucción física), para lo cual teje un discurso constante e interminable sobre las negatividades del envidiado. Es uno de los costos de la envidia, un auténtico despilfarro, porque rara vez el discurso del envidioso llega a ser útil, y con frecuencia el pretendido efecto perlocucionario –la descalificación de la imagen del envidiado- resulta un fracaso total.

Su deficiencia estructural en los planos psicológico y moral aparece a pesar de sus intentos de ocultación y secretismo.

El escritor de la generación del 98, Miguel de Unamuno afirmaba que era el rasgo de carácter más propio de los españoles y escribió para ejemplificarlo su novela Abel Sánchez, en que el verdadero protagonista, que significativamente no da título a la obra, ansioso de hacer el bien por la humanidad, sólo recibe desprecio y falta de afecto por ello, mientras que el falso protagonista, que sí da título a la obra, recibe todo tipo de recompensas y afecto por lo que no ha hecho.

Dante Alighieri en el poema de El Purgatorio, define la envidia como "Amor por los propios bienes pervertido al deseo de privar a otros de los suyos." El castigo para los envidiosos es el de cerrar sus ojos y coserlos, porque habían recibido placer al ver a otros caer. En la edad media el famoso cazador de brujas, el cardenal Peter Beasbal le atribuyó a la envidia el demonio llamado Leviatán, un demonio marino y que era sólo controlado por Dios.

Bertrand Russell sostenía que la envidia es una de las más potentes causas de infelicidad. Siendo universal es el más desafortunado aspecto de la naturaleza humana, porque aquel que envidia no sólo sucumbe a la infelicidad que le produce su envidia, sino que además alimenta el deseo de producir el mal a otros.

4. Matrioska



Pepa había terminado de comer y de tomar su taza de café. Estaba sentada en el sofá de la salita pensando en el episodio del pepino y si el vecino se acordaría del incidente una vez se le hubiera pasado la borrachera. Tenía la vista puesta en el mueble aparador que tenía enfrente. En él estaba el televisor, el reproductor de dvd, unos cuantos marcos con diversas fotos de tiempos inmortalizados en los que parecía que la tónica imperante era una felicidad radiante. Asimismo había varios libros que la única introspección que habían tenido fue los primeros robados fugaces en la librería. En una esquina, solitaria, pero con un colorido llamativo, lucía una pequeña muñeca Matrioska que se encontraba llena de contenido. En ella fijó su mirada preguntándose qué artesano le habría dado forma.

En un bosque de tilos cerca de la pequeña localidad de Abramtsevo, al norte de Moscú, se hallaba una ardilla buscando comida cuando de pronto su olfato se percató del abrasivo olor que solo podía desalojar un viejo desconocido. Movidas por el instinto, sus finas orejas se erizaron cuando de pronto una dentellada fue a dar casi en todo su lomo. El terror se apoderó por completo de la frágil existencia del pequeño roedor cuando la embestida del enemigo se hizo aún más hiriente. Ahora las finas mandíbulas del zorro habían podido arrancar parte de la cola y la ardilla, desorientada, buscó cobijo en los pies de los árboles más cercanos. Viendo su empresa imposible y el hocico del enemigo cada vez más cercano escaló los prominentes troncos que se le antojaban como la salvación más cercana. Cuando alcanzó una rama, tiritando de pavor, se enroscó y dejó pasar el tiempo en pos de permitir la ventura hacer desaparecer al zorro.

El vigoroso tilo que sirvió de escondite para la frágil ardilla, llegado su momento, fue talado por Sergei Maliutin, pintor de artesanías de Abramtsevo, quien tenía una idea en mente y confirió para dicho proyecto la madera de tilo como la ideal. Él había visto un juego de muñecas que representaban los siete dioses de la fortuna, el cual el dios Fukurokuju contenía en su interior a las otras deidades. El juego fue traído de Japón por Sawa Mamontov, y la idea era construir ocho muñecas de las cuales la más grande fuera una niña e ir alternando niño y niña hasta finalizar en un bebé.

Una vez talado el tilo y convenientemente troceado, se dispuso a tornear las piezas. Cogió la gubia y despacio, con suaves golpes dados con la palma de su mano le fue dando forma al taco de madera. Poco a poco, con infinita paciencia, lo que en un principio eran tacos de madera se fueron convirtiendo en partes de una composición que terminaría por concretar un trabajo de artesanía sin distracción. La perfección del artesano hizo que cada una de las piezas encajara como si de una voluntad divina se tratara. Ya solo quedaba darle vida al trabajo con el colorido de la sencillez. Plasmado todo el conjunto, rebosaba una belleza que encandilaría a los mismísimos habitantes del Olimpo. Satisfecho con su trabajo, Sergei Maliutin se dejó descansar en el denostado taburete. Con la mirada fija en su matrioska, cayó en la cuenta de que la noche estaba haciendo acto de presencia.

Y por un momento pensareis que esa es la historia de la matrioska de Pepa. Ojalá. Lejos de ese escenario, en Chile, hay plantaciones de pinos jóvenes que se replantan con la voluntad de ser pasto de futuros muebles. El 80 % de la producción forestal de aquel país va camino a la industria maderera China. China es un País gigantesco que consume muchísimos recursos pero que apenas si tiene. Bueno, arroz tiene para dar y regalar. Su industria maderera se sustenta con trabajadores que trabajan 29 días al mes y descansan uno solo. La madera se clasifica en tres clases, primera, segunda y tercera. La de clase primera, es toda aquella que no tiene ni un maldito nudo. Nudo, para todo aquel que no conozca el mundo de la madera, es lo que se forma en la madera de resultas de salir una rama. A parte de que para muchas personas el nudo es antiestético en un mueble, es un punto frágil en este, pudiéndose partir por esa parte. Es la madera de la parte baja del tronco. La de segunda clase es la madera que puede contener nudos por una de sus caras. En un punto determinado la rama nace. A partir de ese punto, crece el nudo. Esta suele ser la madera de la parte central del tronco. Y la de tercera categoría, que es la que tiene toda la forralla. Bueno, China solo compra madera de primera calidad y vende los muebles más baratos del mundo. ¿Cómo se explica eso? Por los casi inexistentes salarios. Cobran lo justo para comer y para vestirse. El tema de la vivienda no tengo ni idea de cómo se las apañan. Bueno, como no malgastan nada, los retales sobrantes de su producción mobiliaria, los utilizan en enseres más pequeños, como por ejemplo las muñecas matrioska de Pepa. Mi ciudad, hace un par de años próspero cinturón industrial del mueble, se ha ido a tomar por culo por culpa del mercado Chino. Cosa que yo no entiendo, es que los propios lucentinos, lejos de incentivar su industria, compran los muebles en crudo en China para luego pintarlos. Son cosas que se escapan a mi realidad. De verdad, desde que tengo uso de razón sé que para que un país funcione debe de haber unas inversiones y una circulación monetaria que se consigue con la compra y venta de productos. Si no se promueve el producto interior, apaga y vámonos. Por suerte los países están aprendiendo y van a poner unos aranceles de exportación al gigante chino. ¿Qué por qué coño pongo todo esto en una novela? Porque, como ya dije en el primer capítulo, soy Mefisto y ya la he leído, simplemente estoy contando lo que me viene en gana.

jueves, 29 de julio de 2010

De lo que se entera uno



De lo que se entera uno. Resulta que en un blog que sigo leo un término para mi desconocido: Fuck friend. Lejos de ser un insulto como yo creía en un principio, es la definición pija del consabido follamigo. Busqué por Google cuantos harían alusión a la definición anglosajona y son unos cuantos los blogs que se hacen partícipes de tan resolutoria afirmación. Bien, vayamos por partes, resulta que yo tenía entendido que este era un país lleno de hombres salidos que no hacían más que acosar a las pobres damiselas y que va, lejos de esa realidad está otra que me ha confundido notablemente. Si han mentido en los comentarios firmando hombres por nombre de mujer, entonces este servidor sigue más perdido que Anacleto en el desierto. Resulta que la mayoría de los comentarios los firmaban mujeres y ellas hacían público que lo mejor de todo es tener un hombre de usar y tirar y no un romanticón que se adueñe de tu vida y reduzca tu felicidad al compendio de dos. Otra decía que era difícil encontrar alguien dispuesto a encontrar el punto G y a lo mejor la búsqueda debería hacerla en el género femenino, dando más morbo al asunto. Otra que no iba a enrollarse más con un compañero de trabajo ya que una vez le dio un calentón en horas de oficina y se metieron en el servicio a sofocar el calentón con la mala fortuna de que el pestillo cedió a los embistes de alguien que tenía imperiosa necesidad de aliviar sus bajas necesidades. Sigo diciendo que o me encuentro muy confundido o vivo en una ciudad de estrechas o debo cambiar mi forma de ver una realidad que está cambiando por completo. Sé de sobra que el sexo está sobrevalorado. Analizándolo con propiedad no es más que una cuestión fisiológica que el ser humano tenemos para cumplir dos necesidades básicas, procrear y hacer palmas con las orejas una vez que eyaculas. Lejos de dar un sentido mono sistemático a la forma de ejercerlo, podemos aplicar tantas formas como la imaginación nos deje plantear. Pero este no es el caso. El caso es que yo estoy dispuesto a sacrificarme a ser un Fuck friend de alguien que vea que necesite a tal amigo en su vida. Así de rumboso soy, para que luego digáis.

miércoles, 28 de julio de 2010

3. El bosque secreto



Me encuentro vacío. La soledad cada vez se va volviendo más pesada y los cánticos que envolvían mis ilusiones se van evaporando dejando tras de sí una estela que dibuja un camino que termina donde debería empezar mis voluntades. Cada una de mis pulsaciones aminora su ritmo en un intento de desprenderse de mí, ya que lo único que las alentaba era mi vigor desprendido. La vieja quimera de frágiles tormentos vuelve a mí como la sombra del abedul dobla la savia del roble, todos ellos llaman al esquivo pero su eco resuena como las llamas del erebo, agotando mi sereno espíritu, dando con la llave que abre la puerta de mi resquemor, de mi ridículo, de mi agotado conciliábulo. Intento apaciguar un lamento que va más allá del insondable silencio que marca los apaisados folios con los que configuraste el mapa de tu huida, pero no encuentro más que la llama de un hueco espacio que infringiste en mi corazón. ¿Sabes qué hora es? La hora del conforme trueno que avisa a los pastores de que un pobre vaga mundos está a punto de perder la cordura. La pluma parece perecer sobre la hoja en la que estoy desfragmentando las voluntades que siempre quise amoldarte pero nunca me dejaste. Son tantas las cosas que pude prometerte y sin embargo la providencia se encargo de serenar en el más profundo de los recatos. Los mares quisieron llevarte más allá de lo que supe apreciar, pero mi ventura siempre supo apreciar con ventaja las sutilezas del brío con el que los racimos quisieron bordar los entresijos del amor. Pero no te sobró ni mis tierras, ni mis castillos, ni mis brazos, ni mi mente, ni mi ser, ni mi luz. Ahora me siento abatido y febril, sintiendo como los fantasmas de nuestro pasado me acosan para volverme orate. ¿Oyes? Son ellos. Vuelven de nuevo. Ya están entre estas cuatro paredes. Siento como los latidos van apresurando su marcha y como las sienes se comprimen para a continuación empezar mi dolor de vientre. ¿Por qué me atormentáis? ¿Acaso no es suficiente pago el que mi amada se haya marchado? Ahora mismo quisiera estar en un bosque, sentado sobre un tronco, retozando mi mano con alguna flor silvestre mientras el sol penetra entre las ramas creando un millar de diminutos puntos en el frondoso suelo. No quiero estar entre estas paredes. Muere mi ventura por no tenerte y por temerte. ¿Acaso mi voluntad no os sobra para desaparecer? ¿Acaso no es mi sangre digna de verse en vida resuelta de tan espantoso castigo? ¿Acaso mi ser no merece alegrías y cordura? Como desearía volver a ser niño, volver a estar entre tus brazos, madre, sentirme abrigado entre tus pechos, acudir a las enseñanzas de padre, correr por la vereda del río, bañarme en él, sentir la inocencia en carne viva, rebuscar entre las hierbas en busca de caracoles, cazar conejos, dormir de un tirón por las noches. Pero hemos de madurar para perpetuarnos. Y quiso la ventura enamorarme de una mujer que no me correspondió. Y la chacota me ha hecho llorar lágrimas de sangre por los derroteros que siguen la dificultad de ser hombre. ¡Dejarme en paz! ¡Desapareced de una vez! Por misericordia os lo pido, dejadme solo con mis pensamientos, no dejéis aflorar en mí mayor grado de locura del que ya mantengo. La noche está haciendo acto de presencia. No tengo mayor provisión de luz que la poca que me quiera regalar la luna. No estoy viviendo pues no vivo, ya que mis horas como ser terminaron en el mismo momento en el que me abandonaron. Siento un escalofrío que recorre mi cuerpo. Sé que sois vosotros. Ahí está la luna. Hoy estoy de suerte pues muestra su cara más plena. Cuantos besos te robé acariciado por la brisa bajo tu manto, tú que influiste tanto en mí, tu que iluminas mi albo esmero de recuperar la ilusión perdida, tú que te coronaron reina de una oscuridad que arrastraba el ciego martirio, tú que alimentas el mar que me partió en dos, tú que vigilas el sueño que liturgia mis descalabros, tú que magnetizas el embrujo del trovador, tú, Selena mía, que encandilas al alba, tú, lucero mío, que eres lo único que me quedas. La tristeza me está comprimiendo. Yo, que he librado mil y una batallas, estoy en la más pérfida de las figuras. Estoy demacrado y huesudo. El amor me consume como el fuego a una tea. Mis dedos, que antaño enfundaron espadas y hachas, difícilmente pueden con esta pluma. Mis ojos, que distinguían al enemigo situado a veinte leguas, no llegan a ver lo escrito. Me alimento del aire y sacio mi sed con la saliva que a duras penas logro concentrar. Hace tiempo que la única compañía que tengo son estos fantasmas que hacen mi miserable vida más tenebrosa. Si apenas pudiera concentrar unas fuerzas para mover el desprecio que me siento, pero no me llegan ni para eso. Siento los esfuerzos inútiles y la desidia se ha apoderado de mí hasta hacer un espantajo sin misericordia. Las noches me abruman y los días me menguan, Ni siquiera el canto del jilguero es suficiente para albergar en mi mayor sustento que la desidia. Estoy acabado y sólo deseo que llegue el final de mis días, pero este se hace largo e inconstante. Solo puedo pedir ayuda, pedirte ayuda para que apacigües mi lamento, para que ayudes a este pobre trozo de mortaja a terminar su sufrimiento, para que pongas fin a mi vida. ¿Me ayudarás?

martes, 27 de julio de 2010

Uno más de tantos



Quise marcarme un sueño
pero están vetados para
los mediocres, mi sitio
es la soledad del silencio
y la brusquedad del vicio.
No me queda más que seguir
mi camino, pues ya estaba
macado y es una tontería
querer cambiar lo fijado
y pensar siquiera en quimeras
de palabras llenas ya que
mi mente las convierte
en vacías. No penséis en
mí como un perdedor,
sino como uno más de la
manada, uno más que no
sabe explicar con palabras
lo que siente y que
necesita caldo de cultivo
para apaciguar una pena
que creía perdida.

2. Amanece en la ciudad



Amanece en la ciudad y los desesperos se arremolinan en un intento de ver menos mermada su facultad de agobio. Las persianas inician una orquestina de crujidos de plásticos contra acero y los cafés van desprendiendo su sutil aroma de despejada franqueza. Antonio está en su dormitorio aun con la persiana bajada. En su mente está con una pedazo de rubia desnuda que está haciéndole totalmente sumisa una pedazo de mamada lenta, pero sin perder el ritmo. Mientras piensa en su modelo rubia tiene sujeta con la mano derecha su erecta polla y se está haciendo una paja. Está completamente desnudo y destapado encima de la cama. Sigue viendo a la rubia como le va comiendo el rabo despacio, despacio, despacio aparece por detrás un crucifijo con Jesús crucificado. En ese momento aparecen dieciséis monjas y se ponen a rezar al crucifijo: -Padrenuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre… Antonio ve que ya no está la rubia, sino que es un perro quien le está lamiendo la polla. En esas se corre, saliendo su esperma disparado hacia su ombligo. Coge un rollo de papel higiénico que tiene sobre la mesita de noche y empieza a limpiarse la corrida. Coge un trozo más grande, se limpia otra vez y envuelve el primer trozo para posteriormente dirigirse al cuarto de baño. Tira el papel al váter y pone la polla en el lavabo, se la limpia con un poco de agua y se la seca con la toalla. Se lava la cara y coge la misma toalla para secársela. Se ha dejado un par de legañas, pero no parecen molestarle. Busca unos calzoncillos en la mesita de noche y se da cuenta de que no tiene. Va a mirar si hay en el tendedero y ve que no hay limpios. ¡Mierda!, piensa, desde que se ha ido su novia no ha puesto la lavadora y los tiene todos sucios. Coge el que llevaba puesto ayer, lo huele y se lo pone. Calcetines si le queda. Se pone unos vaqueros y busca una camiseta que no esté muy sudada ni muy arrugada y ya está vestido. Le faltan los zapatos, pero ya se los ha puesto. Va a la cocina, abre la nevera y coge un cartón de leche empezado. Va al fregadero y coge un vaso, lo enjuaga un poco y se sirve la leche. Al echarla ve caer un montón de tropezones, señal inequívoca de que la leche está mala, pero él es tan sumamente gilipollas que tiene que olerla. El olor le echa para atrás. La tira, enjuaga el vaso y lo llena de agua. Vuelve a meter el cartón con la leche que queda en la nevera. Busca algo sólido para comer y encuentra un resto de una bolsa de picos de pan. Están mohosos, pero no se ha dado cuenta. Se dirige al salón, enciende la tele y se sienta. Abre la bolsa, se come un pico y echa un trago de agua. De pronto le llega un extraño olor. Levanta el brazo derecho y se huele el sobaco pero huelen lo normal para no haberse duchado en tres días. Eso no es, es otra cosa. Ve que la ventana está un poco abierta y piensa que es la vecina de abajo que está haciendo uno de sus famosos potajes. Mira la tele y ve las noticias. Han muerto dos jóvenes españolas en la fiesta del “Loveparade” de este verano. A partir de los muertos y heridos que ha habido, no se va a celebrar más. En Moldavia un bebé fallece presuntamente ahogado cuando un párroco lo estaba bautizando. Esa noticia le ha recordado el compromiso con los neocatecomunales. Se echa para atrás a pensar un poco y se queda dormido.

-¿Sabes quién soy hijoputa?
-No, no, la verdad es que no le recuerdo…
-Me cago en la virgen sagrada del séptimo prepucio del arcángel Nicomedes, serás comemierdas, eres mi compañero, ¿estamos?
-si, si, si, si….
-¿Y a qué hemos venido?
-Recuérdamelo compañero, que me estoy meando y no me acuerdo.
-¡Mecagoentodoslosmariquitasrosasdelreino!!!, ¡tú me estás vacilando, tío, tú me estás vacilando y por mi santa madre te voy a descargar mi pipa en todo el perolo.
-Que no, que no, que no, que no, te juro que no se de que va todo esto, yo no sé como he llegado hasta aquí ¿Puedo ir al servicio?
-¡Me cago en todas las churras de los putos moros de Arabia!, ¡méate encima so cabrón!, anda, anda, ve a mear ¡imbécil! Ahora te esperas aquí que ahora vengo con el encargo.

¡Me cago en la puta! ¿Dónde estoy? ¿Esto qué es? ¿Quién coño es ese tío? ¿Qué hago aquí? ¿Quién soy? Esto es una broma, si seguro, o un sueño. A ver, en los sueños puedo volar. Voy a probar. ¡Ostia!, ¡Que trompazo!, si me habré partido la nariz y todo… Pues esto no es un sueño, sino ya hubiera despertado. ¿Y dónde habrá ido?

-¡Tú, hijoputa, coge la pipa y pégale un tiro a este cabrón en las sienes!
-¿Pero qué pipa me hablas?
-Las de calabaza, no te jode, ¿pero tú te quieres quedar conmigo, cacho cabrón? Venga, que va a llegar la pasma y tenemos que deshacernos del paquete.
-Tío, te juro que yo no entiendo una mierda de esto….
-Me cago en los calzoncillos del chapulín colorado, si no fueras el sobrino de tu tío, te pegaba dos tiros que te dejaba tieso. Qué coño, a tomar por culo ¡Bang Bang Bang Bang!!!

¿Por qué lo veo todo en blanco y negro? Aquello parece una cabina de teléfonos. Y no sé porqué tengo unas ganas tremendas de llamar por teléfono. ¿Tendré monedas? ¡Ah!, qué cosa más curiosa, tengo una tarjeta telefónica. Pues haré esa llamada. Que raro, se me viene a la cabeza el 875034173, y no me suena de nada. Lo marcaré a ver que sale.

-¿Hola?
-Hola
-¿Con quién hablo?
-Lo sabes de sobra, pero esa no es la pregunta. La pregunta es por qué hablas.
-¿Cómo?
-Te han disparado, deberías estar muerto.
-¿Estoy muerto?
-¿Acaso no lo sabes?
-Estoy confuso, lo veo todo en blanco y negro, como en una televisión antigua.
-No es cómo lo ves, sino por qué lo ves.
-Me estás confundiendo todavía más, y aún no me has dicho quién eres.
-Si te lo he dicho, pero no prestas atención.
-Joder, hoy todo el mundo va de quedarse conmigo, primero un sicópata, y ahora alguien que no se explica.
-Mira tu interior y verás tu problema.
-Vaya, hombre, he dado con una escritora de libros de autoayuda, me miro, si ¿Y sabes qué veo?… ¡Balas!
-¡Mira que eres ceporro, a eso no me refería!
-Entonces… ¿Me han disparado de verdad? ¡Joder!, estoy muerto y esto es el limbo, ¿no?
-Contigo ya no me hablo, vas por libre.
-Tengo tantas preguntas que hacerte.
-A ver, dime
-¿Sabes dónde están mis abuelos?, me gustaría verlos
-Anda y vete a la porra. Yo soy una cabina filosófica y no una vidente de pacotilla, pero bueno, ¿por quién me has tomado? Me estás haciendo decir palabras que jamás pensé que diría…
-Joder, que susceptibles sois en el limbo.
-¡Pero qué limbo ni paralimbo!!! ¡De dónde sacas que esto sea el limbo!
-Ah, ¿no?
-Tututututututututututututututututututututututututututututu

Vaya, como se ha puesto. Entonces, si esto no es el limbo, ¿dónde estoy? Vaya, allí a lo lejos me parece ver un autobús. Si, es un autobús. Preguntaré a donde va.

-Buenas ¿A dónde va?
-¿Quién?
-El autobús.
-¿El auto qué?
-El chisme que usted conduce.
-Ah, esto es un autocar. Va a Frimplonfram.
-Y ¿eso dónde está?
-¿Frimplonfram? En la provincia de Crestujistoleibertio.
-Ah. ¿Y ahora mismo estamos en?
-En Frimplonfram.
-¿Pero no dice que el autocar va allí?
-Si
-Pero estamos allí
-Si.
-Y vamos allí.
-Si.
-Vale, seguramente me he vuelto loco y todo esto es fruto de mi paranoia. Gracias de todos modos.
-De nada.
-Por cierto, ahora porque va vestido de monja.
-Es que vas a despertar ya, pringado.

Y entonces despertó Antonio. Se terminó de beber el agua y pensó por un instante que debía de ser muy concentrado el potaje que estaba preparando hoy la vecina, ya que el olor era más penetrante.

La familia Gómez acababa de llegar al pueblo. Se bajaron todos del coche y saludaron a la madre de Arturo, que estaba esperándolos desde hacía un buen rato. Hechos los saludos y sin mediar apenas palabras, Arturo se dirigió al bar del pueblo a ver a sus amigos. Dejó a su mujer la labor de descargar el coche y deshacer las maletas. Al menos su suegra la ayudo, ya que los hijos lo primero que hicieron fue ver la televisión. Una vez colgadas y dobladas las ropas, fueron a sentarse en la entrada a hablar de sus cosas, de cómo habían crecido los niños de un año para el otro, de lo guapa que estaba la Jennifer, del estirón que había dado Luisín, de lo buen marido que era Arturo, de lo buen hombre que era su padre que Dios lo tenga en su gloria, de la miseria de paga que le había quedado a la mujer y las matemáticas que tenía que hacer para llegar a final de mes y eso que no había estudiado, del paro que había en España, de lo mal que iba el campo, que si este año no habían podido ir a la campaña de Francia por que los franceses echaron mano del trabajo, que si Zapatero los iba a arruinar a todos, que están mal en todo el mundo no solo en España, que si, pero ellos se han puesto las pilas antes, que tenían que preparar la comida, que yo pelo las papas y tu calientas la olla, en fin, conversaciones del día a día.

Mientras Arturo se había pedido un buen vaso de vino y ya estaba entre risas con los amigos. Detrás de ese vaso vino otro y detrás otro y detrás otro y así hasta contar veinte. Él se creía un hombre muy fuerte y se vanagloriaba delante de los amigos de ello. Al final del bar, leyendo el periódico había un señor que parecía no compartir la alegría del forastero. Pero él entrara en la historia más tarde. Dejémoslo con el periódico entretenido con las noticias.

El mundo sigue su curso igual que esta historia. Hay personas que su inteligencia no les permite ver más allá de su torpeza y hay personas que su arrogancia no les deja sentir más allá de su simpleza. Las calles están llenas de ejemplos a evitar y los senderos que tomemos son siempre cuestionables hasta que la razón nos permita ver con claridad que esa cuestionabilidad no sirve más que para ir sumando peso en nuestra conciencia. Es tiempo de ir liberándonos de toda atadura y todo lastre. Es tiempo de decir basta a todas las injusticias. Es tiempo de decir Te quiero a todo aquel que se lo merece. Es tiempo de simplificar el caos y amar el verbo. Es tiempo de querer a la razón y volar con el sueño. Es tiempo de paz y no de barbarie. Es tiempo de seguir y no de rendirse. Es tiempo de mirarte a los ojos y dedicarte esta canción. Es tiempo de amarte de por vida y morir a tu lado. Es tiempo de tu tiempo.

Mi musa



El carromato filtraba viejas historias
de aquellos funambulistas que al
circular del plato siempre desearon
más risas y menos lamentos.
Entre todas sus músicas destacó
una de mil paréntesis abocada
a ser el refugio del tormento
que siempre hirió a la musa
de mis oníricos sueños, quien
continuamente está alerta cuando
mi fatiga se vuelve crónica
y mi talento de miedo se reboza,
pues tanto pavor le tengo
al olvido como terror al
descuido.

lunes, 26 de julio de 2010

¡Soy un súper dotado!!!



Acabo de estar en un foro de superdotados y pone lo siguiente en uno de ellos:

¿Soy superdotado?


Para saber si podrías ser superdotado o no, puedes revisar la lista de características que publico aquí. No es una lista exhaustiva, ni es necesario que cumplas con cada elemento de la lista. Si te sientes identificado y te reconoces en el perfil, lo más probable es que eres superdotado.


Características de un adulto superdotado:


- Tienes una fuerte sensación de ser diferente.
- Tienes dificultad de aceptar autoridad.
- Te afecta la injusticia hacía ti mismo y hacia otros.
- Te sientes a gusto haciendo las cosas solo.
- No te gustan los grupos.
- Normalmente te aburres en fiestas y cumpleaños.
- Otros no suelen entender tus chistes.
- Otros tienen problemas de seguirte.
- Piensas que no tienes razón ya que todos opinen diferente que tu.
- No eres conformista.
- En el colegio no encajaste bien en el grupo.
- Tienes una facilidad para resolver problemas ya que “ves” la solución rápidamente.
- Eres el tipo que quiere mejorar el mundo.
- Eres una persona muy leal.
- Te pones el listón muy alto y demandes mucho de ti mismo.
- Te aburres fácilmente.
- Odias que te repiten lo que acaban de decir.
- Te irrites con facilidad.
- Eres impaciente.
- Eres intranquilo en tu interior.
- Te preocupes frecuentemente.
- Cuando trabajes en algo puedes olvidar todo alrededor de ti.
- No te muestres al mundo, no te van a entender de todas formas...
- Tienes que explicar frecuentemente tus ideas o tu punto de vista, o simplemente no te tienen en cuenta.
- La gente te dicen; No seas tan complicado. ¿Siempre eres tan serio?
- A veces te atreves con todo, otras veces no te atreves con nada.
- Regularmente crees que tu trabajo no es lo suficientemente bueno.
- Tienes problemas de organizar tu vida.
- Retrases crónicamente cosas que debes hacer.
- Tienes problemas de arrancar cosas que tienes que hacer.
- Tienes problemas de acabar las cosas que estas haciendo.
- Tienes abierto muchos proyectos distintos y diferentes.
- Tienes una gran necesidad de estímulos.
- Tienes una alta sensibilidad para estímulos sensoriales.
- Eres propenso a la adicción.
- Eres creativo.
- Eres intuitivo.
- Tienes procedimientos fijos para hacer las cosas,


Aunque el método es poco científico, te da una buena idea acerca de tu superdotación. Leer más y, a lo mejor, realizar una prueba de CI te da más seguridad. Hablar con otros superdotados también ayuda ya que muchas veces son ellos que detectan con cierta facilidad a otras personas superdotadas.

Según saco en claro en todo esto… ¡soy súper dotado pues cumplo todos y cada uno de los puntos!!! Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja, y yo sin saberlo, ya decía que era raro que hiciera los test psicotécnicos con la punta del rabo, jajajajajajajajajajajajajajajajajaja, voy a ver si encuentro un test de CI gratuito por la red y lo voy a rellenar, que me ha llamado la atención esto, a ver si en vez de ser un bicho raro lo que soy es un súper ratón, estooooo… un súper dotado, pero ya puestos, ¿se puede elegir la parte que quiere uno estar dotado?

1. Cae la noche



Esta es una historia que trata sobre el polvo. Antes de nada debería hacer un matiz y es que deberíais haceros a la idea de que no existo como narrador, sino más bien soy quien desentraña todos los entresijos de esta fábula. Como habréis comprendido, no soy más que un hijo de puta revienta sueños, y me he marcado destrozar el vuestro. Como en toda historia, debería haber un héroe, pero aquí hay un patán, un segundón que no sabemos cómo se ha colado aquí pero así ha sido, puesto que yo sé el final y sé de sobra que este injustificable está en casi toda la obra. Ah, ya, no os lo había dicho, si, es que me he leído el libro antes y eso es lo que estoy haciendo, contároslo para que no lo compréis. Por eso lo del revienta sueños y bla bla bla bla bla. Resulta que Antonio (ya hay que ser pejiguero para poner ese nombre al protagonista) es un carpintero en paro desde que el país se sumió en una crisis sin paragón debida en gran medida al boom inmobiliario que luego se fue a hacer puñetas dejando a muchos como él, trabajadores indirectos de la construcción en la miserable calle. ¿La fecha?, estamos en verano, un 26 de julio de 2010 y la novia acaba de ponerle los cuernos con otro porque, según ella, dura más que él en la cama, y lo ha dejado por el follador. Yo alego que dura y la tiene más dura que Antonio, pero eso son cosas de Mefisto. Ahora mismo se encuentra en la barra de un bar cualquiera hartándose de cubatas de ron con coca cola intentando así olvidar lo que él llama su miserable vida. Lo que no sabe y yo sé de sobra es que está empeorando la situación, pero eso viene después, no recuerdo en qué página. Hace un par de días fueron a verlo un amigo y un primo segundo suyo que pertenecen a una asociación neocatecomunal intentando que él se agregara a ellos para que con la palabra de Dios se hiciera más fuerte, y ahora mismo entre trago y trago le está dando vueltas a aceptar o no la invitación. En su mundo imaginario cree que a lo mejor encuentra en la palabra de Jesús algún consuelo y, porque no admitirlo, encontrar trabajo en los ministerios del señor.

Mientras en otra parte dos hombres están pensando lo que es el plan perfecto para solucionar sus vidas. Uno se llama Rogelio y el otro Jeremías, y los dos han trabajado toda su vida torneando patas de mesa, y si, lo han adivinado, están en paro. Su plan consiste en secuestrar al hijo de su antiguo jefe que saben de sobra que tiene euros para dar y tomar y pedir un suculento rescate por él que los permita vivir toda la vida que les queda hasta jubilarse sin problemas. Ellos no piden mucho, con pagarse sus copillas de vino y sus ducados tienen de sobra. Los dos tienen más de 55 años, así que les queda menos de 5 años para acogerse a la jubilación. Han ido alquilando todas las películas de secuestros que han podido para no cometer los fallos que en ellas salen. Las han alquilado muy distanciadas en el tiempo para no levantar sospecha, y es que los dos son grandes genios de la maldad ahí donde los veis. Rogelio es una persona que medirá un metro sesenta, noventa kilos llevados sin disimulo pues siempre se compra la ropa dos tallas por debajo de la suya, enseñando un hueco enorme donde se supone que debe estar el ombligo, que sobresale por encima del pantalón que aprieta la cintura pareciendo un balón. Sus piernas sin embargo son esqueléticas a comparación del conjunto, empezando donde debería haber un culo, pero no hay muestras de su existencia. Tiene una calvicie coronada por un montículo de pelo rizado moreno y dos largas extensiones que les sale de los lados. Por detrás, como los tiene descuidados, parece tener un alerón. Jeremías, por su parte, es un hombre larguirucho y delgado, con un enorme cuello jalonado por una extensa nuez. Debe medir el metro noventa y pesar apenas sesenta kilos. Los amigos los conocen como “el quijote y el sancho”.

En otro lugar, está una mujer atacada de los nervios. Cree que todos los hombres son maricones y que se va a quedar soltera vistiendo santos. Lleva contabilizadas trescientas veintidós relaciones y ninguna ha funcionado más allá de los tres días. Sus amigas les dicen que es culpa suya, porque se abre de piernas con mucha facilidad y ocurre dos cosas con los tíos: A) Los hay que huyen corriendo y B) Los hay que aprovechan la situación y si te he visto no me acuerdo. Pero Pepa no quiere ni pensar en eso como una posibilidad. A ella le gusta el sexo y se considera una mujer de hoy en día, moderna y solícita para el sexo. Pepa se quedó mirando al espejo y le gustaba lo que estaba viendo. En él vio reflejada a una chica de treinta y cinco años rubia teñida de un metro sesenta y seis de altura, cuarenta y ocho kilos, buena figura, labios carnales, ojos marrones, cejas quizás algo oscuras para el rubio de su cabello, culo bajo, piernas cortas… Dios, qué horror, que adefesio empezó a verse. Ahora empezaba a darse cuenta por qué los hombres la dejaban a la primera de cambio. Buscó su bolso y entre sus cosas cogió un bote de tranxilium 10, tomo una y se la metió en la boca después de retener un gran charco de saliva para tragársela mejor. Seguía atacada de los nervios, cogió un abanico y empezó a abanicarse con fuerza. De pronto cayó en la cuenta de que se oía un toc toc extraño. Buscó por todas partes, arrimó la oreja en todas las paredes pero el toc toc en vez de desaparecer se hizo más rápido. Cuando miró hacia abajo se dio cuenta que era ella misma dándose con el abanico en las tetas. De pronto lo ocurrido le hizo gracia y empezó a reírse. Entre los nervios, la risa y el toc toc dejamos a Pepa con sus cosas.

Volvemos de nuevo con Antonio. Sigue tomando ron con coca cola. Ya va por el decimo quinto y ha empezado a decirle al camarero que todas las tías son unas putas. El camarero, por su parte le ha dicho que no le va a servir más y que pague la cuenta y se vaya con la borrachera a jorobar a otro sitio. En la mente de Antonio de pronto se va formando un mundo de colores estridentes en el que todo lo que salen son tíos con el torso desnudo. Él se encuentra desfilando por una pasarela y loa hombres no hacen más que manosearlo. Antonio se encuentra bien, a gusto, deja que ellos les toquen. Los más osados les tocan los huevos y la polla y a él esa situación lejos de molestarle le pone cachondo. De pronto pasa a otra sala llena de mujeres también desnudas de torso para arriba pero estas en vez de tocarle se tocan entre ellas. Ahora mismo está confuso pero igual de cachondo. De pronto el camarero da un golpe con las palmas de la mano despertando a Antonio, que resignado, paga y se va dando tumbos.

En casa de Pepa estaba sonando la música de Café Quijano en el salón mientras se oía unos gemidos procedentes de la habitación. Se trataba de Pepa que se encontraba con un fino camisón a la altura del ombligo sujetando con la mano derecha un pepino que se iba introduciendo con un marcado vaivén por el coño mientras con el dedo índice de la mano izquierda se estaba frotando el clítoris. Mientras más ritmo le daba al pepino, más gemía la gatita, y encima le daba tiempo de decir –Sí, Quijanos, los tres, hacerme vuestra- Si es que todo es ponerse…. De pronto sonó el timbre de la entrada y ella pegó un bote de la cama que fue como un rayo a abrir la puerta. Seguramente esperaba a alguien pero cuando abrió la puerta y se encontró a Antonio, su sonrisa se le agrió.
-¿Qué quieres vecino?-Preguntó Pepa.
-Mierda, me he equivocado de casa-logró decir Antonio no sin algún que otro problema.

Al irse Antonio y mientras Pepa iba a cerrar la puerta, este dio media vuelta y le preguntó

-Pepa, ¿Tú eres una tía, no?
-Pero serás gilipollas, ¿A qué viene esa pregunta?
-No, como te veo un pollón todo tieso ahí abajo donde tenemos los hombres la polla… pero será cosa de que estoy borracho, si seguro.

Pepa cerró de un portazo la puerta y miró hacia abajo y, efectivamente, vio como el camisón hacía un montículo en la zona genital como si de una polla empalmada se tratara. Con las prisas se había dejado el pepino metido y no se había dado ni cuenta. ¡Qué vergüenza! ¿Se acordará el vecino al día siguiente de lo que había visto? ¿Olerán las compresas a flores después de usadas? ¿Terminaré este año follando?

Quijote y Sancho ya tenían preparado todo, o sea, nada. Ellos pensaban que el crimen perfecto era aquel que la gente no sospecharan nada, y si seguías haciendo tu vida normal nadie iba a sospechar de ti. Eso lo había aprendido bien Sancho del malo malísimo ese que hubo en Alemania que tuvo retenida a su hija e incluso tuvo relaciones sexuales con ella llegando a tener hasta hijos. Ninguno de los dos se acordaban del nombre del tiparraco, pero recordaban bien que hizo su vida normal y nadie sospechó de él. Así que fijándose en su figura, iban a hacer lo mismo. La idea era ir a la casa del niño y decirle al padre que se lo llevaban al parque. Como nadie iba a sospechar, lo traerían a casa y lo meterían en el baño, que usaban poco, y allí lo tendrían hasta sacar el millón de euros que iban a pedir. El plan estaba súper estudiado, tanto que ese era el plan.

Mientras un matrimonio quiere ir de vacaciones al pueblo. Están llevando todas las cosas al coche y no hacen más que llamar a Jennifer, su hija, que está en el portátil chateando con una amiga. Esto es lo último que le escribió:

Yenni: Sbs? Ayr ice el polvo ruso con el toni me lo foye sin comdom k bueno sta el jodio y k poyon tiene X) bs

El polvo ruso es una nueva ilusión entre la juventud de follar sin condón para jugártela. Si te rajas, te tomas la píldora del día después. Si te la juegas, corres el riesgo de quedarte preñada y luego abortar o seguir adelante, según dicte tu conciencia. Por supuesto, todo esto es ficción.

La madre de Jennifer se había equivocado a la hora de preparar el pantalón del marido. Metió en la maleta el que él quería ponerse y dejo fuera otro que no le apetecía. Eso le mereció una sonada bofetada. Y es que María sabe que sus errores se pagan a base de bofetadas y Arturo sabe que la mejor manera de tener a raya a María es a base de palos. El peque de la casa, Luisín, asiste consternado a cada una de las muestra de cariño del padre a la madre. Y es por esas que jura no ser como su padre cuando sea mayor. Y es por esas también que le da terror admitir que no le atraen las niñas, que quien le atrae es su amigo Esteban.

Acababa de bajar Jennifer tras su chateo cuando el coche ya estaba preparado para partir hacia el pueblo. Arturo tenía unas ganas horribles de volver a reunirse con los amigos de su niñez. María, iba donde le mandaban y los niños simplemente obedecían a un padre autoritario. Empezaban las vacaciones para la familia Gómez.

Se hace de noche en la ciudad. La mayoría de habitantes dan por concluidas sus labores y para unos cuántos es ahora cuando empiezan las suyas. Unos afortunados podrán follar, otros leerán, otros verán la tele, otros llorarán, otros chatearán, otros se enamorarán, otros se desenamorarán, otros morirán, otros nacerán, otros gritarán, otros agonizarán, otros maldecirán, otros reirán, otros santificarán, otros alumbrarán, otros asesinarán, otros hablarán y así el ser humano irá perpetuándose y esta novela irá creciendo.

domingo, 25 de julio de 2010

El mar que te inunda



El espectáculo
no hizo más
que empezar
y tal como
intuí vi una
gran descarga
de sentimientos
que iban más
allá del crepúsculo.
No sé como
empezar ni
como acabar
sólo sé que cada
día que pasa
mi vida se va
inundando
de ti como
el mar se introduce
en la playa.
Adivino que
nunca te
darás por
enterada ya
que la distancia
que nos separa
ya por si es
un lastre que
mina nuestra
dicha, pero
tengo la vana
esperanza de
un día poder
mirarte a los
ojos y susurrarte
Je t'aime, ma chérie.

País de ingratos



Hace un calor que está haciendo que se derritan los palominos de mis calzoncillos. Esto no hay jodido Jesús que lo resista. Tengo lo justo para pagar la pensión y le van a ir dando al casero. Me voy a ir al Bar del Pirata a hartarme de cubatas y refrescarme con el aire acondicionado. Total, ¿cuántos meses le debo ya al casero? Con este creo que hago siete. Todo lo malo es que me ponga en la puta calle. Busco otra pensión y santas pascuas. Venga, que le den a la puta calor, que me voy a lo del pirata.

Joder, que calor hace en la calle. Maldito verano, puto sol y puta brisa que no está cuando más se la necesita. Me cago en la sota de bastos, es que no hay una jodida alma en toda la calle. Ni un puto perro. ¿Dónde estarán los jodidos caninos? Follando seguro que no, porque hay que tener ganas de joder con esta brasa. Puto sudor de los huevos, se me está formando un cachivache al final de los huevos que me está inflando las pelotas. Esto no hay demonio que lo sufra. Nunca me había parecido que el pirata estuviera tan lejos, ni me había parecido pensar tanto. Jodida calor…

Aaaaah, coño, esto es otra cosa, que bien se está aquí, al fresquito. –A ver, pirata, ponme un Barceló con coca cola.
-¿Y tu puta madre está bien?
-La mía hace tiempo que es pasto de los gusanos, no como la tuya, que ayer me comió todo el rabo, hijoputa.
-Jajajajajajajajajajaja, más quisieras, que estás a dos velas, como el barco de Chanquete.
-Tu puta madre, cabrón, y ponme el Barceló, si no quieres que te cruce la cara a ostias.
-Aquí tiene su majestad.

Que hijo de puta el pirata, como se pasa con la clientela. Pero en el fondo es un tío legal. Hey, ¿y esa pedazo de pava?, no está muy buena, pero un par de polvos los tiene seguro. Mira que labios de chupona tiene, todos mulliditos, y ese par de peras que parecen estar a punto de explotar en el vestido tan ceñido que lleva que, por cierto, le marca un culo bestial. Y por cierto, ¿qué coño hago pensando sólo en vez de tirarle los trasto a esa pedazo de güayaba? Es que a veces soy rematadamente imbécil.

-Hola, preciosa, no te he visto antes por aquí, ¿es la primera vez que vienes?
-Anda y lárgate, imbécil.
-Jejejejejeje, difícil y todo. Sabes que me ponen más cachondo las complicadas.
-Que te pires y no respires.
-Anda, muñeca, no seas así, que si no míster 30 se va a defraudar.
-Fantasma, vete ya y déjame en paz.
-¿No te lo crees?, mira y alucina.
-Ay madre del santo Sentircio, guárdate eso y vamos al servicio.

Yo no sé que tiene mis 30 centímetros de polla, pero es que son verlos y enloquecen. Esta tía se la ha tragado entera la muy puta. Y se la he endiñado por todos los sitios y más quería la muy guarra. En fin, que me voy a tomar otro cubata a su salud.

-Pirata, otro de lo mismo.
-¿Ya te la has follado, cabrón?
-Si, por cierto, podrías fumigar el cagadero de vez en cuando, que más de una cucaracha he tocado con la punta del nabo.
-Eso que se han llevado ellas. Por cierto, ¿cuánto te ha cobrado?
-La tarifa habitual, lo que cobra tu madre, pregúntaselo a ella.
-Aquí tienes el cubata. La pava se ha ido sin pagar. Ya sabes a quien le voy a cobrar los martinis que se ha tomado, ¿no?
-Si hombre, me la follo y encima le pago los vicios. Bueno, va, no me pongas esa cara de echar mano al garrote, ya los pago yo.

Que hija de puta, encima que se va con un señor polvo, le tengo que pagar la bebida. País de ingratos.

De farlopa y folleteo



Llevo mucho tiempo preguntándome si escribir este post, pero que carajo, voy a escribirlo, total, tampoco me lee tanta gente y Lucena, esta ciudad que ahora me alberga, se la da de tan formal que apesta y va siendo hora de decirle claramente cuatro cosas. No voy a dar nombres pues no soy nadie para darlos. Voy a ser lo suficientemente sutil para dejar entrever los culpables de una situación que ha destrozado muchas familias. Sé tanto por tres razones, porque cuando consumía alcohol en cantidades bestiales he estado sumergido en mundos de cuestionable reputación, porque tengo amistades de todo tipo y porque he estado en varios centros de desintoxicación donde bajo cuerda me enteraba de variopintos chismes. He aquí la historia de unos pocos de ellos.

Para empezar, decir que el representante de nuestra querida ciudad, es un adicto al fino como él solo. No hay congreso, celebración, mitin o cualquier eventualidad en la que echen mano de los fondos del arca municipal para pagarse un suculento ágape en que falte el consabido Montilla Moriles y nuestro cabezón tras una copa dando buena cuenta de él. Tenemos uno de los consistorios que más número de ludópatas, bebedores y drogadictos tiene entre sus nóminas de toda Andalucía. Y no me refiero exclusivamente a los trabajadores de Servimán, que eso es para darle de comer aparte.

Luego nos metemos de lleno en las empresas lucentinas. Aparte de ser unos claros ejemplos de explotadores sin escrúpulos, el 50 % de ellas se han financiado con dinero proveniente de la droga. Casos famosos son empresas que han subido de la noche a la mañana como la espuma queriendo engañar al personal que lo hacían con productos pésimos y pagando sueldos de mierda por debajo encima de la nómina a sus trabajadores. Yo he trabajado en una empresa de unos hermanicos que hasta hace cinco días estaban en la calle paralela a la de mis padres en el barrio de la Calzada sacándose los mocos en la calle, que los muy hipócritas construyen un pedazo de silla, encargándosela a otros y quedando por debajo de otra en un pueblo Europeo de vete a saber dónde, que digo yo, ya que haces algo de envergadura, lo haces tú para llevarte el mérito y la haces a lo bestia para que no haya más grande en el mundo. Así de simplones son. Son tan rastreros que dos de ellos compraron un solar frente a la casa de mi tío, que fue durante un porretón de años jefe de ellos para hacerse una casa más grande que luciera más. De psiquiatra. La mujer de uno de esos impresentables está detrás de mi madre para que le limpie la casa. Mi madre que más buena y nace Virgen María con educación declina la oferta. Yo que soy más soez que unas bragas de ferralla le diría que se metiera el palo de la fregona todo por el coño y de esa postura fregara la casa. Yo he visto personalmente los muebles con doble fondo de los hermanicos. Vamos, que los he visto con la droga y todo. Que tengan huevos, si se ven identificados y creen conocerme de decirme que miento. Que se dejen de tonterías que demasiadas vidas están jodiendo por su bien general. Otro que tal calza es precisamente uno que tiene una tienda de calzados que no vende una mierda pero está forrado de pasta. Tiene tantos chanchullos que ha llegado a poner una inmobiliaria para blanquear dinero negro, ya que la tienda de zapatos y sus locales no era suficiente. Tiene dos hijos que son de lo más granado, uno le da a todo, la farlopa, el juego y el whisky. La hija, no me interesa. El niño lo tengo entrecruzado porque le metió boca a un buen amigo mío un día que iba hasta las trancas, y tocar a un amigo es como tocar a un servidor. Este gran hombre si ha pasado por la cárcel. Los hermanos se las apañaron para que pagara el pato un chofer que la única culpa que tenía era dar de comer a los suyos. Otro que tal viste es el dueño de una tienda de ropa que también tiene como tapadera. Está en una de las esquinas de la calle las tiendas y también lo han pillado con farlopa en el coche y ha estado entre rejas. Otro es un sastre que el muy hipócrita llevó a su hijo a proyecto hombre de Antequera en el periodo que yo estaba por allí porque se metía farlopa. No sabéis las ganas que me dio muchas veces de preguntarle cómo se sentía al tener un hijo en la misma situación que él había puesto con la venta de sustancias. Pero como tenía tantos problemas en proyecto hombre, no quería añadir uno más.

Luego estan las fábricas que pagan a sus trabajadores parte del salario en sustancias. Yo he conocido a varios jóvenes introducirse en el mundo de la droga porque en la empresa donde trabajaban les pagaban parte del sueldo en cocaína y así empezaron en la espiral de la drogadicción. Otras empresas consumen drogas para trabajar más deprisa. Encima de una fábrica donde trabajé cinco años había una empresa chica en la que todos los trabajadores fumaban porros. Un día, a la hora de comer, antes de entrar, uno de los jefes hartico de porros cogió una moto marca Ossa e hizo el caballito con ella con la mala fortuna que le salió la rueda delantera disparada junto a las horquillas y al caer la moto al suelo dio de lleno con la cabeza en el asfalto muriendo en el acto. Los compañeros lejos de quitarse de la práctica porreril, siguieron a lo suyo. Yo a veces entraba a su taller a por alguna herramienta y los veía en la tupi, que es una máquina que muchas veces los carpinteros dejamos la fresa (que es una herramienta circular con múltiples hojas afiladas con diversas formas según le querías aplicar a la madera que se introduce en un eje que va directamente al motor de la máquina) al aire con un rodillo por debajo donde situamos una plantilla que es la que tiene la forma de la moldura para hacer contramoldura, una aplicación que se ha llevado por delante multitud de dedos y que hoy en día hace una máquina que se llama control numérico. Pues yo he visto al notas totalmente flipado con los porros ir a la velocidad del rayo haciendo molduras en la tupi.

Luego está el ocio nocturno. Casi todos los pubs de Lucena cuentan con una especie de alacena donde los camareros y el dueño (como no) van a meterse sus lonchas para estar al pié del cañón durante toda la noche. En la discoteca palko y antes la manzana de Adán es tanta la coca que se mueve, que daría envidia a cualquier parlamentario de las cortes europeas. Jacintín, que tiene comprada a la policía, sabe cómo controlar a sus parroquianos. Tiene cerrados los grifos para que no te tomes las pastis en los servicios y tengas que comprar las botellas de agua. Por cierto, si algún día montas un local y le haces la competencia al enano ten por seguro que te va a hacer la vida imposible hasta que te metas en la droga o te suicides o te arruines o todo a la vez o le comas la polla. El antiguo comisario de Lucena, suegro de mi primera exmujer, tiene su casa en la huerta del santo y un apartamento en Torrox y os aseguro que eso no ha salido de su sueldo como funcionario. Es materialmente imposible. Y si tienen huevos, que me lo demuestren con papeles, que me demuestren los sueldos pagados a los albañiles y me demuestren todo tipo de papeleo legal. Para algo ha sido él comisario y su hijo es abogado.

Yo tengo un gran amigo desde los tiempos escolares que se follaba a su cuñada mientras su marido estaba por las noches trabajando de basurero. Él estaba enganchadísimo a la farlopa y se metía una raya antes de cumplir y un poco en la punta del cipote para que se le adurmiera y aquello estuviera pilón y durara lo que ella gritara. Ella lo tenía a todo lujo. Le costeaba la coca, le pagaba los caprichos, le tenía como un rey mientras él cumpliera un par de horas un par o tres de veces a la semana bombeando su gustoso coño. Es la hermana de su mujer. Cuando la mujer se enteró, aquello parecía los Tarantos y los Montoyas. El que no se enteró es el basurero. Él ha llevado los cuernos con orgullo durante todas las noches. Pero ese no es el único caso. Conozco otro de una chica que conoció a un chico por internet. No se sabe muy bien como, se enamoró de él y él fue a su casa a verla. Ella engañó a su marido diciéndole que era un primo suyo que hacía mucho tiempo no sabía de él e iba a venir a verlos. El pobre que es más bueno que el pan se lo creyó y metió al desconocido en casa. El menda le daba a la farlopa cosa mala y también aguantaba lo suyo gracias al condimento. Ella lo probó y flipó. Mientras el marido estaba trabajando y creía que ella estaba en lo mismo, pues trabajaba, ella estaba cabalgando a Mister Coca Man. ¿Cómo llegó a enterarse mi amigo que su mujer se la pegaba? Pues por una sencilla razón, se ve que mi amigo no es muy fogoso que digamos en asuntos del folleteo ya que con él su mujer nunca dijo ni un Jesús en la cama y con Mister Coca Man los gritos llegaban al tercero y vivían en un primero. Como es normal en una ciudad pequeña, los vecinos le preguntaron cómo había conseguido la receta del viagra, y él extrañado por la pregunta llamó a la suegra preguntando por el primo, dándose cuenta que realmente el primo era él. Al final la mujer se fue a vivir a Cádiz con el Follata Man. Y no es el primero que se echa dicha sustancia por el prepucio para tener satisfecha a las féminas. Conozco la tira de casos. Claro, quien lo hace la consume. Es de tontos pensar que la vas a comprar solo para durar follando pues al final la curiosidad te lleva a consumirla. No es la primera vez que pasa. Estar en los infiernos me ha llevado a conocer a un sinfín de sinvergüenzas, de canallas, de locos, de buena gente, de destroza familias, de desgraciados, de derrochadores compulsivos, de maltratadores, de violadores, de retadores, de lo más selectivo de la sociedad, vamos. Y todo esto me ha llevado a una conclusión, que pese a quien le pese, el que aquí suscribe, ha vivido.

sábado, 24 de julio de 2010

El intelecto



El intelecto es la capacidad humana para comprender y razonar. Tan escueta interpretación de algo tan complejo es asimismo una clara representación de él mismo.

El término intelecto fue usado por primera vez en la escolástica medieval para traducir la expresión Nouç, que los griegos contraponían a Διανοια, es decir, la razón. De Nouç se habla por vez primera en la filosofía Griega antigua con Anaxágoras, que lo refiere a un pensamiento, a una divinidad ordenadora que interviene para transformar el caos inicial en cosmos, en universo ordenado. Platón define al Nouç como “intuición” de las formas ideales.

Aristóteles le atribuyó la capacidad de leer dentro: afirma que el entendimiento logra penetrar en la interioridad, captar aquello que tiene el ser per se, es decir, la sustancia, el sustrato que permanece siempre único e idéntico a sí mismo, prescindiendo de las particularidades exteriores. Defendía un punto de vista biológica del alma y en muchos textos tiende a considerar el alma como una función más del cuerpo, por lo que se crea un problema para atribuirle un carácter de inmortal. Sin embargo, en los últimos capítulos de su obra “Acerca del alma”, afirma que en el alma encontramos una parte completamente distinta al resto, que es incorpórea y por ello “separable” del cuerpo.

En la filosofía neoplatónica el entendimiento es la segunda hipóstasis, el nivel de realidad que posee más plenamente pensamiento y ser. Es múltiple, en cuanto está compuesto de diversos objetos inteligibles o arquetipos, pero es más unitario en relación con el nivel sucesivo, el alma, porque cada inteligible se conoce asimismo unido a los demás. Posee una forma de pensamiento intuitiva y perfecta, no discursiva y no necesariamente ligada a las categorías de espacio y tiempo.

viernes, 23 de julio de 2010

Por vos sueño



Es una tristeza desdibujada lo que siento
porque en ti hallé el recipiente de mis latidos
pero en sombras estás pues no sabes de mí,
pues no eres más que una fantasía de ti.

Añoro encontrarte por calles estrechas
que riegan con paciencia ancianas morenas
bajo un clamor de cinceles plateados
que no decaiga el amor por siempre buscado.

Entre ríos de malvasía mi ego taimado
por suertes erradas siempre maltrecho
pero encaré la enjundia con descaro
si no la muerte viene sin recargos.

Ahora que nunca sabrás lo que te amo
y que ya sabes lo mucho que te quiero,
quiero que sepas, amada mía, por dentro
no ardo de deseos sino que por vos sueño.

Sobre la novela



Os hablo otra vez del proyecto de novela que tengo pensado llevar a cabo a partir de la semana que viene. Ya he perfilado algunas cosillas y las quiero comunicar. Asimismo, deciros que este es el último post que voy a escribir al respecto y a partir del lunes ya empieza la obra en sí. Aun no tengo ni pajolera idea de cómo va a ser, pero es que va a ser una constante común en toda ella. Me explico. Quiero hacer una novela en la que participéis todos los que visitáis este blog, una novela interactiva, con un creador pero con más de un padre. Como si de un árbol se tratara, que yo fuera la tierra y vosotros pusierais las semillas. Os voy a dar mi dirección de correo electrónico y voy a dar el plazo de una semana para que mandéis todo lo que se os vaya ocurriendo. Todo, absolutamente todo, tendrá cabida en algún momento de la novela. Como me las apañe, eso será problema mío. El correo es el siguiente: soceldelucena@hotmail.com Hasta el final de la obra no se sabrá nada. Será al final cuando haya un apartado en el que se haga referencia a todos los colaboradores y su aportación. Deciros que no quiero ganar con esto nada. Si por alguna incoherencia del destino alguien quisiera publicarla, que no creo, pero por si acaso, deciros que todas los beneficios derivados de ella los donaré a la asociación Alsubjer de la que soy miembro. Pero como este supuesto no se va a dar, no es algo que me preocupe, solo deciros que esa es mi intención si se diera el caso. Así que todos aportareis vuestra semilla para una buena causa. Huelga deciros que podéis hacer uso de mi correo para todo lo que queráis, si tenéis un problema, si os sentís solos, si necesitáis compañía, un consejo, todo lo que os dé la gana menos Money, no por nada, porque no lo tengo, si lo tuviera no me importaría dárselo al que lo necesitara. Si algo he aprendido en la vida es a ser generoso y a que se necesita muy poco para ser feliz. Cuando he necesitado a alguien en malos momentos, he tenido la suerte de encontrar quien me echara una mano, y como menos me ofrezco para lo mismo. Me desnudo y simplemente soy un ser humano y como tal obro en consecuencia, así que ya sabéis.

Volviendo a la novela, tengo el título porque no es más que el de una canción de los “30 second to Mars” Hay un momento en la canción que para mí es como si me tirara al vacio, y representa lo que siento frente a la novela, un salto al vacío del que no sé cómo voy a aterrizar. Os pongo el enlace al Youtube de la canción por si queréis escucharla para ver si os da la misma sensación que a mí. http://www.youtube.com/watch?v=XV30-5E6Png Así pues la novela se va a titular “This is war”, y ya me las apañaré para que el título tenga sentido con la obra. La verdad es que es bonito el proyecto pero a la vez es un acojone. Por cierto, no os sintáis obligados a participar. Si lo veis una chorrada, pues no pasa nada, que yo no me voy a venir abajo por eso. Podéis dar cabida a cualquier ilusión, meta, sueño, manía, odio, no sé, cualquier cosa que no os atreváis a decir por a por b y que queréis ver reflejada en una historia, cualquier anécdota que consideréis que estaría bien que estuviera publicada en una novela, cualquier disparate por incoherente que os parezca… Yo quiero que la novela llegue en algún momento a dar la sensación que me da la canción, la de caer al vacío. Mi intención es publicar un capítulo por día, del que no tengo referencias de que longitud podrá ser diariamente, pero que al término de él te quede la sensación de satisfacción y de querer más dosis. Muchas metas me estoy planteando. Ya se verá en que saldrá todo esto. Por cierto, lo pienso escribir bajo Word en formato libro y lo subiré cada día a una web donde registro mis obras, “Creative People”, allí daré orden de que podáis bajaros copias por si queréis imprimirlo en formato libro. El que quiera dicha información, poneros en contacto conmigo por e-mail y ya le pasaré la correspondiente dirección. Bueno, el lunes empezará esta aventura que cada vez me está poniendo más nervioso. Espero no defraudaros.

De la serie: Poesía que me cautiva



Amor más poderoso que la vida

La misma calidad que el sol de tu país,
saliendo entre las nubes:
alegre y delicado matiz en unas hojas,
fulgor de un cristal, modulación
del apagado brillo de la lluvia.

La misma calidad que tu ciudad,
tu ciudad de cristal innumerable
idéntica y distinta, cambiada por el tiempo:
calles que desconozco y plaza antigua
de pájaros poblada,
la plaza en que una noche nos besamos.

La misma calidad que tu expresión,
al cabo de los años,
esta noche al mirarme:
la misma calidad que tu expresión
y la expresión herida de tus labios.

Amor que tiene calidad de vida,
amor sin exigencias de futuro,
presente del pasado,
amor más poderoso que la vida:
perdido y encontrado.
Encontrado, perdido...

Jaime Gil de Biedma

Gays, gays, gays



Ay madre mía, madre del mar hermoso, hermoso mar de mis amores y hermano del alma que rompes el prisma del ser con el látigo que fustiga el alma del pecado. Vaya noticia más sabrosa he leído en 20 minutos. El titular es el siguiente: “Las locas noches gays de los curas romanos”, y claro, ante tal titular el que aquí se sienta jodido por las hemorroides del copón (¿van viendo, astutos lectores, como voy enlazando sutilmente tema con tema?) no podía pasar sin hacer una crítica al respecto. Resulta que un periodista se infiltró unos días (20 fueron suficientes) en la noche gay de la capital romana con la ayuda de un cómplice palomo cojo para cazar al vuelo a los profesionales de la devoción en compañía de chapistas (ay, calla, no, chaperos). A un curilla de esos le iba el asunto vestido con el traje de batalla, morboso él. La iglesia no se ha manifestado al respeto, digo al respecto. Se ve que elegir entre el mariconeo o la pederastia, se quedan mejor con lo primero, pues al menos lo hacen con adultos. La verdad es que el antiguo testamento si hacía referencia a los Sodomitas y tal, pero no como malos hombres, sino como unos pecadorcetes que bien mirado con un par de padrenuestros y un avemaría vuelven a tener el cielo ganado. Luego el nuevo testamento es machista, pero no hace alusión al mariconeo, que yo sepa. San Juan (el del apocalipsis) perdía tanto aceite que con él se untaban los panes que Jesús se encargaba de ir multiplicando. Luego está el retrógrado este que tenemos en España, el Rouco Valera, que supongo que no lo verá mal, ya que él lo que ve jodido es que se le despelote sobrinas y demás mujercitas con un par de tetas. Por cierto, un tal Aurelio Mancuso, líder de la asociación arcigay (que son los colega, pero en italiano) dice no verlo tan extraño, que en Italia es una práctica común que el cura del pueblo vaya a saunas gays a echarse unas charlas con los parroquianos. Pos fale. Que digo yo que no hay cosa más bonita que el cuerpo en bolas de uno mismo para recrearnos la vista y la imaginación y echar una diatriba pastoral sobre la carta de los corintios. ¡Ojo! Que yo no lo veo mal, que a mí me la suda, vayamos por partes y analicemos esto. Mi crítica va sobre que exista un sector tan CONSERVADOR y RETRÓGRADO que esté siempre inmerso en el siglo de maría castaña y por cojones quieran que nosotros estemos allí también. Que le cuesten tanto respetar a los que no opinen como ellos y se den cuenta que los tiempos avanzan una barbaridad, como decía el peluquero aquel. Que se dejen de ostias y vivan descaradamente fuera de un celibato que todos los que tenemos dos dedos de frente sabemos que se saltan a la torera. No hay más que ver las noticias o los diarios para saber a qué me refiero. ¿Que quieren ir a una sauna a jartarse de ver cipotes?, pos que vayan, ¿que quieren ir a locales de ambiente a ligar guapos mancebos para mantener con ellos tórridas relaciones carnales que les hagan elevarse hasta el séptimo cielo y verle el ojete al ángel de la muerte? Pos que lo hagan también. Tienen derecho los pobres. Total, ¿qué han hecho? ¿Confundir un sentimiento arraigado con un oficio que los esclaviza? ¿Hacer caso a lo que les ha ordenado mamuchi? ¿Suicidarse en vida por un despecho amoroso? ¿Meterse en una secta como los kikos que le coman la cabeza? ¿No sabe no contesta?... ¿Y por eso vas a renegar toda tu vida del sacrosanto placer de eyacular? Vamos, hombre, no les jodas.

miércoles, 21 de julio de 2010

Y cuando... Entonces



Y cuando de inhóspito busco tu fragancia y no la encuentro
y cuando por las calles creo entrever tu silueta y no lo es
y cuando mi latido susurra tu nombre cada vez más fuerte
y cuando mi alma se entrega en parecidos concursos de bailes
y cuando mi niñez pasó brusca mostrándome signos de riqueza
y cuando mi desnudez no era más que un signo de tu debilidad
y cuando la música mostraba la vieja esquina del trastero añil
y cuando reíste frente al ejército de amapolas sujetas por alfileres
y cuando el tambor rodaba calle arriba en busca de cobijo
y cuando la muñeca traspasó el duro frágil esponjoso ladrillo
y cuando me dijiste lo mucho que me amabas y se paró el mundo
y cuando con la fuerza de mil titanes te hice el amor sobre el mar
y cuando la vileza del bolchevique enseña su oscura taza de vodka
y cuando mi anillo se rompió tantísimo que ni átomo quedó
y cuando mi cultura quedó huérfana de sabiduría y valores
y cuando me tacharon de inútil ofreciéndome un emolumento
y cuando tanta tertulia di y tantas manos supe aflojar
y cuando nadie daba un céntimo por tan timorato ser
y cuando ya daban por finiquitado al que su lamento tejía
y cuando ya aplaudían el inútil ser que más sufrir no podía
y cuando me echaron tierra en vida marcándome con santa cruz.
Entonces y solo entonces amanecí de nuevo
con nueva savia supe alimentarme dejando a un lado
estiércol y meados de burra de los que me alimentaba
hasta entonces, renegué de toda creencia y aspiré
de nuevo a comenzar una nueva vida, un nuevo sendero,
un nuevo Antonio.

Mi vida sexmental



Bueno, el verano la verdad es que se está portando jodidamente mal con mis neuronas y mi paciencia. Voy cubriendo el largo día pero hay cuatro horas, las comprendidas desde las tres hasta las siete de la tarde que me sacan de quicio. He estado ojeando blogs como de costumbre y como soy de culillo inquieto y un miserable, egoísta, manipulador, débil, inquieto, protestón, canalla, cutre, gordo, cabezón, testarudo, imbécil, acomplejado, sin dos dedos de frente, derrochador, vacío, vano, contradictorio, loco, molesto, sin culo, patético y más cosas que me dejo en el tintero, que la gente se ha empeñado en colgarme y que hoy en día me la trae tan floja que si fuera viable me haría una buena paja y me correría a la salud de todas ellas. Lo que en verdad soy es un culo inquieto, he sido un gran manipulador y hay algo que tengo que corregir, que soy un envidioso. Lo del blog venía a colación de que he leído en una entrada que una bloguera se ha propuesto escribir un libro por entregas a través de sus post, y si un alma caritativa cree ver la suficiente calidad, pues se lo publica y aquí paz y luego gloria. Pues como ya he apuntado, he de corregir mi envidia, pero que carajo, le voy a copiar por todo el morro la idea y voy a hacer lo mismo, así tengo ocupadas las cuatro horas de marras. No busco que me lo publiquen pues sé de sobra que no tengo ni la calidad ni las tablas para tamaña empresa, pero que caramba, todos empezaron por sus pequeñas cutreces. Así que este blog se va a ver enriquecido por una entrega diaria de una cantidad determinada de palabras que ese día corresponda al post en cuestión. El ritmo lo marcará la propia obra y no tengo ni pajolera idea de qué va a tratar. Como va a tener su inicio este lunes, tengo unos días para pensar personajes, trama, escenario y demás cosas que conforman una novela. Por supuesto todo es autodidacta, que para eso el nene se las apaña muy bien solo. Como nadie en la vida me ha animado a escribir, bueno, miento, mi primo Gonzalo, si, pero no me ha dicho que escriba una novela, así que me tiro en plancha yo solito a este despropósito. A ver que repase cuántas cosas voy a llevar al cabo del día: Blog musical, poema, novela, relato corto semanal para la isla tuerta, mis historias varias para mi blog y mis cosas variadas para idem. No está mal. El cerebro va a estar ocupado hasta que empiece el curso. Luego disminuirá tan frenética labor pues como sabéis voy a retomar los estudios. Pero hasta entonces queda cerca de dos meses. Por cierto, el que piense que soy un soez, es que perdí la vergüenza hace mucho de tantos golpes en la cabeza. Lo mejor que podéis hacer para no terminar como yo es ser vosotros mismos. Con eso tenéis más que suficiente. No conozco a nadie en el mundo que quiera ser como el menda lerenda. Sin embargo el que aquí suscribe si quiere ser como muchos otros. Si cuando digo que el mundo está mal repartido, por algo será. A ver, un poco de filosofía. Pensemos por un momento en una urbe llena de simples. Es fácil, cualquier ciudad sirve de ejemplo. Los simples buscan a simples. Hasta ahí bien. Es ley natural. Ellos se reproducen y se perpetúan. Hay dos grupos de simples, los guapos y los feos y suelen emparejarse por grados de belleza, aunque a veces, las mínimas, haya excepciones. Luego hay un grupo pequeño que son los cultos. Estos suelen ser feos por naturaleza y por ende, se juntan entre ellos, procreando más feos. Pero mis antepasados la cagaron. Se juntó un Nórdico guapo allá por los tiempos de María Castaña, cuando aun se bebía en vasijas de barro con una fea culta. Y de esa extraña mutación por los siglos de los siglos he terminado saliendo yo, con cuerpo y facciones alemanas con mente inglesa y culo español. Por naturaleza me debería gustar una fea culta, pero me gustan las tías buenas, eso sí, cuando abren la boca suelto un ¡M’aburro!!! Como la copa de un pino. Mi primera ex era del tipo tía buena que le costó sacarse 5º de FP sangre, sudor y lágrimas. Mi conversación con ella giraba en torno a su familia, lo harto que estaba de su madre y cosas así. Cuando conseguía leer un libro y le preguntaba qué le había parecido, me respondía que tenía muchos nombres. Y paro de contar porque no me gusta hablar de nadie que no sea yo. Luego me enrollé con una que no era muy agraciada ni de físico ni de mente. Fue una historia muy rara. Dejó al marido para venirse conmigo y a su cuarto intento de suicidio yo no pude más. Hace poco la vi con el dueño del pub Sinagoga. Parecía que estaba bien. Luego vino otra que está muy buena, que intenta estar a la altura pero no puede la pobre, ninfómana perdida, pero de problema psicológico, vamos. Tuve más cuernos que un yak africano, pero esa es otra historia. Por cierto, me la chupó una vez viniendo de Málaga a Lucena con el coche y no se lo recomiendo a nadie. Correrte mientras conduces es una auténtica locura. Menos mal que eran las cinco de la mañana y la autovía era solo para mí, porque la crucé de un extremo a otro por lo menos un par de veces. Luego vino mi segunda exmujer. Normal en todos los aspectos. De ella si llegué a enamorarme como un tonto. Me hizo mucho daño. Y termino mi devenir con las mujeres con una chica de Córdoba con la que estuve apenas 4 meses pero fueron intensísimos. Por aquel entonces tomaba un medicamento que me hacía aguantar muchísimo follando y a ella le gustaba follar más que a un crio un donut de chocolate. Estábamos siempre liados. Como ella llevaba DIU, pues no me ponía condón y terminé con una infección de hongos que me asusté un montón. El dermatólogo me recetó una pomada carísima que venía en sobrecitos de dosis individuales y me la tenía que aplicar día si y día no. A la semana me desaparecieron los hongos. Ella me dejó cuando le confesé que estaba en una asociación por problemas de ludopatía y por ello debía al banco dos préstamos de 9500 euros en total.

Esa ha sido toda mi vida sentimental y con esas han sido el total de mujeres con las que he mantenido relaciones sexuales, con cinco. No se puede decir que sea un semental, está claro. No sé, el sexo no es algo que me tenga absorbido el coco. Será que he malgastado tanto tiempo pensando en futilidades inútiles o cómo en la pubertad los “amigos” se metían tanto con mi físico he creado una barrera en torno a mí que no dejo que apenas penetre nadie, parece como si fuera un personaje solitario de la noche salido de una novela de Anne Perry, pero la verdad es que las únicas veces que me he propuesto intentar conquistar a alguien, todas me han dado resultado, pero también es verdad que dos fueron por chat, y tres estaba más delgado, no mucho pero si un poco. Ahora me encuentro muy bien solo, Hubo un periodo que me agobiaba la idea de no tener pareja, me veía a mí mismo como falto de algo. Ese algo era, por supuesto, ocupar mi tiempo libre. Una vez que me puse manos a la obra con la elaboración diaria de las entradas para los dos blogs que voy actualizando a diario, me siento más completo, no siento que me falte alguien. Aun soy joven y me quedan muchos proyectos que realizar. Antes me agobiaba con la idea de no poder hacerlos y al final no llegaba a realizar ninguno. Ahora me los diversifico a lo largo del día y voy cumpliendo pautas, llegando a marcarme unos objetivos que voy cumpliendo a diario, llegando al final del día con una satisfacción que me embarga, no ya porque me podáis leer con más o menos asiduidad, sino porque poco a poco veo como voy ganando en soltura y en oficio. Me siento todo un privilegiado por poder aunar dos de mis grandes pasiones a la vez, escuchar música mientras voy escribiendo, mientras voy dando forma unas ideas que cruzan mi mente y vosotros quizás podéis leer dentro de un rato. Si es así, gracias por vuestra compañía.